La magia de la sonrisa

Los seres humanos tenemos como mínimo seis buenos motivos para sonreír cada día. Las personas risueñas viven más, gozan de mejor salud, tienen mejores relaciones, son más atractivas, desarrollan su inteligencia y disfrutan de mayor equilibrio emocional, según numerosos estudios. Por su buen talante sonríen a menudo -incluso si no están en su mejor momento- su sonrisa transmite afecto, confianza y aceptación.

Sin embargo, no todas las sonrisas son iguales, Guillaume Duchenne fue el médico francés que en el siglo XIX estudió el tipo de sonrisa que produce estos beneficios, denominada en su honor sonrisa ‘Duchenne’, una sonrisa que involucra canales neurológicos relacionados con los centros emocionales del cerebro y la zona del córtex que regula los procesos intelectuales. Prueba a elevar la comisura de tus labios abriendo levemente la boca de manera que asciendan tus mejillas, entrecierra un poco tus ojos y muestra ligeramente tus dientes. Mírate al espejo: esa es la sonrisa ‘Duchenne’, denominada también sonrisa genuina, que hará que te sientas a gusto y más inteligente.

Es fácil de observar en la sonrisa de los bebés. María tiene dos meses y no deja de sonreír a todo aquel que se le acerca, con su sonrisa indiscriminada -una sonrisa social irresistible asociada a su necesidad vital de apego- indica que las personas le resultan muy interesantes porque le ofrecen muchas posibilidades de intercambio y aprendizaje. A partir de los cinco meses María sonreirá sólo a quien reconozca como familiar, es la sonrisa discriminada. ¿Recuerdas el gesto de los bebés cuando te acercas y no sabes si van a llorar o sonreír? ¡Están pensando y su cerebro madurando! Sabemos que el feto ya sonríe dentro del vientre materno.

Frente a esta sonrisa, aparece la enigmática sonrisa de la Gioconda, o sonrisa inalcanzable, famosa porque al observar sólo su boca sonríe pero si miras a la vez su boca y sus ojos la Mona Lisa está triste. Hoy sabemos que fue una hábil técnica de Leonardo llamada el ‘sfumato’ la que produce ese efecto pero si esta sonrisa te la encuentras cuando estás intentando ligar: ¡Déjalo, no tienes nada que hacer! Los labios tensos y sin mostrar los dientes indican muy poco interés. La sonrisa donde ojos y boca no están sincronizados se denomina sonrisa ‘Pan Am’ (por la línea aérea) una sonrisa artificial que puede producir rechazo y ayuda a reconocer a un mentiroso. (…)

MEJORA LA SALUD

La sonrisa y su hermana mayor, la risa, liberan endorfinasdopaminasserotonina y adrenalina que contribuyen a reducir el dolor físico, emocional y mejorar la salud, porque activan el sistema neuroendocrino e inmunitario, elevan el número de leucocitos y favorecen la plasticidad cerebral. Las personas que más sonríen tienen menos posibilidades de padecer alzhéimer. La Organización Mundial de la Salud afirma que más del 90% de las enfermedades tiene un origen psicosomático; la manera en que cada uno se enfrenta a los conflictos, el estrés y las frustraciones puede favorecer, o no, el bienestar y la salud.

La sonrisa se asocia con la alegría, una emoción que se produce cuando vivimos el presente satisfechos con nosotros mismos y que nos abre las puertas del futuro. Un famoso experimento midió la longevidad de 180 monjas americanas con hábitos de vida similares. Observaron que el 90% de las religiosas más alegres y risueñas vivieron más de 85 años en contraste con el 34% del grupo menos alegre. (…)

RESULTA CONTAGIOSA

La sonrisa es contagiosa porque en el cerebro existe una neurona espejo que la reconoce. Investigadores de la Universidad de California estudiaron en las fotos de los anuarios de la universidad a las mujeres que tenían la sonrisa ‘Duchenne’. Contactaron con ellas a los 27, 43 y 52 años y les preguntaron por su satisfacción vital y su matrimonio. Las conclusiones del estudio indican que las mujeres con dicha sonrisa tenían más posibilidades de casarse y ser felices en su relación y en la vida. ¿Por qué? Cuando nos reímos de forma genuina estamos diciendo que no somos una amenaza y que vemos las cosas como el otro. Este aspecto es extensible también a los hombres.(…)

LA MEDITACIÓN SONRIENTE

En la tradición oriental, los maestros taoístas utilizan una meditación conocida como el poder de la energía de la sonrisa que favorece la salud y la paz interior. Es una forma de conexión y amabilidad hacia uno mismo y su cuerpo, una verdadera sonrisa que transmite y aumenta la energía chi dirigida a cada uno de los órganos, glándulas, músculos. Un masaje interior que aporta bienestar y felicidad.

Cierra los ojos, inhala y exhala lenta y profundamente por la nariz. Imagina una estrella por encima de tu cabeza, siente su energía desplazándose por todo tu cuerpo. Imagina ante ti a alguien sonriente. Sonríe a tu cabeza y tu cara, al corazón y los pulmones situando tus manos en el pecho. Dirige tu sonrisa hacia el hígado, la vesícula, el páncreas, los riñones y el estómago colocando tus manos en los costados y exhalando. A tu abdomen y a los genitales sintiendo tu respiración, a tu columna vertebral, a todos los huesos. Siente la luz de la estrella fluyendo por todo tu cuerpo ahora. TU SONRISA CURA

Fuente: Diario El Mundo

¡Ya está disponible el audio de la entrevista de la Dra Silvina Cazzaniga en FM Federal 99.5!

La Dra Silvina Cazzaniga habla sobre “Mindfulness” en Radio FM Federal 99.5 sobre conocimientos generales y talleres dictados en el Hospital Churruca.

Para escuchar la entrevista, haz click aquí.

Temas tratados:

– ¿Qué es Mindfulness?

– Observación del cuerpo y pensamientos.

– Integración mente, cerebro y cuerpo.

-¿Cuánto tiempo lleva una clase de Mindfulness para que sea efectivo?

– Práctica formal e informal de Mindfulness.

– ¿Desde qué edad se puede practicar Mindfulness?

– Herramientas del Mindfulness: empatía, compasión hacia otros y autocompasión.

– Mindfulness como complemento a otros tratamientos

– Estudios de Richard Davidson, efectos del Mindfulness a lo largo del tiempo: disminución de estrés y miedo, aumento atencional

El ‘mindfulness’, ¿una moda o un estilo de vida?

El estrés es una constante en la vida de muchos ciudadanos. El trabajo, las tareas y las múltiples actividades que acompañan al día, convierten las agendas en una carrera a contrarreloj. Este agobio es el detonante que hace que muchas personas se unan a la práctica del ‘mindfulness’. Una técnica psicológica que, según define el doctor Javier García Campayo, “permite aceptar el presente, generando así un gran bienestar físico y psicológico“. Este auge ha dado pie al debate de que si se trata de una moda o de un auténtico estilo de vida. Una cuestión que queda rebatida por los expertos basándose en los beneficios de esta práctica y en la evidencia científica de la misma.

Los orígenes de esta técnica se encuentran en el Budismo, más concretamente en la meditación. Sin embargo, el ‘mindfulness’ ha eliminado cualquier aspecto religioso o cultural. “Se ha convertido en una técnica psicológica occidental, con gran evidencia científica, que puede usar cualquier persona, independientemente de su adscripción religiosa”, afirma Campayo, que compagina su labor en el Servicio de Psiquiatría del Hospital Miguel Servet con la coordinación del Máster de Mindfulness en la Universidad de Zaragoza. En numerosas ocasiones el ‘mindfulness’ se entiende como un sinónimo de meditación, sin embargo, este es un concepto erróneo. Esta técnica es uno de los métodos con los que conseguir el estado de atención plena, pero no es el único, también puede desarrollarse mediante técnicas educativas.

Aunque en España el auge de este movimiento se ha dado desde hace 10 años, este se desarrolló en Estados Unidos hace tres décadas, instaurándose con gran éxito en los países anglosajones. Ahora, el ‘mindfulness’ está asentado en la península, aplicándose al ámbito educativo, laboral y sanitario. Puede utilizarse en tratamientos de enfermedades psicológicas, como la depresión, la ansiedad o las adicciones, y en físicas, como la hipertensión, el dolor crónico o el cáncer. Además de cara al ámbito educativo mejora la atención y los rendimientos académicos; en el empresarial, disminuye el estrés y las bajas laborales; y en el deportivo, regula las emociones y aumenta la concentración.

Una práctica con múltiples beneficios

La práctica habitual de esta filosofía tiene diversos beneficios para la salud. Unos efectos científicos de este método de vida que ha seducido a millones de personas. “A las pocas semanas de practicar la meditación atencional a diario, durante unos 15 minutos, se detectan cambios psicológicos que pueden objetivarse con test psicológicos y también en la estructura cerebral, que se observan en una resonancia magnética funcional cerebral, realizada mediante pruebas de neuroimagen”, concluye el doctor.

Fuente: “El Heraldo

Intervenciones basadas en Mindfulness para la ansiedad y la depresión.

Este artículo revisa las formas en que las prácticas de atención plena han contribuido a los tratamientos cognitivos y conductuales para la depresión y la ansiedad. La investigación sobre intervenciones basadas en la atención plena (IMM) ha aumentado rápidamente en la última década. Los más comunes incluyen la reducción del estrés basado en la atención plena y la terapia cognitiva basada en la atención plena. Los MBI son efectivos para reducir la ansiedad y la gravedad de los síntomas de depresión en una variedad de individuos.

Fuente: Pub Med

El extracto de azafrán tiene efectos antidepresivos en adolescentes

UAM · 18 mayo 2018

Un estudio en el que ha participado la UAM demuestra que los principios activos de esta especia pueden atenuar los síntomas relacionados con depresión, ansiedad y fobia social en adolescentes de entre 12 y 16 años.

Investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), en colaboración con la Universidad de Murdoch, Australia, y la empresa Pharmactive Biotech, han realizado un estudio pionero para probar la eficacia de un extracto comercial de azafrán para el tratamiento de los síntomas de ansiedad y depresión en adolescentes.

Los resultados, publicados en el Journal of Affective Disorders, muestran que la administración durante ocho semanas de affron (nutracéutico desarrollado por Pharmactive Biotech) fue beneficiosa para la mejora de los síntomas de la ansiedad y depresión en adolescentes de 12 a 16 años de edad.

El estudio clínico, realizado en Australia, se aplicó a 80 jóvenes con síntomas moderados e intermedios de ansiedad y depresión.  De acuerdo con los autores, los adolescentes tratados con el extracto mostraron unas mejoras significativas en los principales indicadores de ansiedad, fobia social y depresión.

“El grupo de adolescentes tratados con el extracto mostraron de media un 33% de reducción total de los síntomas, comparado con el 17% de mejora del grupo placebo. Por otro lado, un 37% de los jóvenes experimentaron una reducción significativa de los síntomas, comparado con el 11% de los jóvenes del grupo placebo”, afirman los investigadores.

“Desde la perspectiva de los padres –agregan– se obtuvieron diferencias significativas en la reducción de los síntomas del grupo tratado con el extracto natural, comparando con placebo durante el tiempo de tratamiento: mejoras del 40% y 26%, respectivamente.”

Los principios activos del azafrán, denominados lepticrosalides, han sido descritos por varios autores. Son inhibidores de la recaptación de neurotransmisores relacionados con el estado de ánimo, principalmente serotonina, dopamina y noradrenalina. Está demostrado que las personas que sufren de depresión presentan un elevado estrés oxidativo, por lo que la ingesta de antioxidantes externos puede ayudar a prevenir los síntomas relacionados con la depresión.

Fuente: Jano

Un estudio sugiere que, para mejorar la memoria, lo mejor es ir al gimnasio 4 horas después de estudiar algo

El ejercicio físico optimiza esta habilidad pero sólo si la actividad se realiza en un intervalo de tiempo específico y no inmediatamente después del aprendizaje.

Un estudio publicado en Current Biology evidencia que el aprendizaje puede mejorarse si se realiza ejercicio físico después de un periodo específico de tiempo. Los autores, investigadores del Instituto Donders en el Centro Médico de la Universidad Radboud, Países Bajos,

evaluaron los efectos de una sola sesión de ejercicio físico después de estudiar la consolidación de la memoria y la memoria a largo plazo.

“Los resultados demuestran que podemos mejorar la consolidación de la memoria por la práctica de deportes después de aprendizaje”, asegura Guillén Fernández, científico del Instituto Donders y autor principal del trabajo.

En el estudio participaron 72 voluntarios que aprendieron 90 asociaciones entre imágenes y localizaciones durante 40 minutos antes de ser asignados aleatoriamente a uno de tres grupos: uno hizo ejercicio de inmediato, el segundo cuatro horas más tarde, y el tercero no llevó a cabo ningún tipo de deporte.

El trabajo físico consistió en 35 minutos de entrenamiento a intervalos en bicicleta a una intensidad de hasta el 80% de la frecuencia cardíaca máxima de los participantes. Tras 48 horas, los voluntarios regresaron para demostrar lo que recordaban mientras sus cerebros eran escaneados mediante resonancia magnética.

Los investigadores encontraron que los que hacían ejercicio cuatro horas después de su sesión de aprendizaje conservaron mejor la información dos días más tarde que los que hacían ejercicio inmediatamente o permanecían sedentarios.

Las imágenes cerebrales mostraron también que el ejercicio después de un periodo de tiempo se asociaba con representaciones más precisas en el hipocampo –un área importante para el aprendizaje y la memoria– cuando una persona respondía correctamente a una pregunta.

Fuente: Jano

Trabajar más de 40 horas semanales perjudica la salud cardiovascular

Un estudio de la Universidad Nacional de Seúl muestra que a partir de esa cuantía se relaciona con conductas poco saludables, como dietas no equilibradas, disminución de la práctica de ejercicio o aumento del consumo de tabaco y alcohol.

Un estudio publicado en American Journal of Industrial Medicine, muestra que pasar largas horas trabajando se asocia a un peor perfil de riesgo cardiovascular (mayores niveles de presión arterial, de colesterol total, de diabetes, así como de consumo de tabaco y alcohol) y a una previsión de mayor incidencia de enfermedad cardiovascular al cabo de 10 años. Por ello la Fundación Española del Corazón (FEC) recuerda que, aunque el trabajo es nuestra principal fuente de financiación, debemos impedir que este se convierta en un enemigo para el corazón.

Pasar muchas horas en el trabajo se ha asociado típicamente al estrés, insatisfacción y a varios efectos adversos sobre la salud, tales como hipertensión, problemas musculares, diabetes, accidentes de trabajo, incrementos de suicidios, problemas de sueño, partos prematuros o a una pésima salud psicológica. Ahora, este estudio demuestra que trabajar muchas horas se relaciona también con conductas poco saludables, como dietas no equilibradas, disminución de la práctica de ejercicio o aumento del consumo de tabaco y alcohol, que, consecuentemente, incrementan del riesgo de padecer enfermedad cardiovascular en un futuro.

Para comprobarlo, los expertos del Centro de Investigación Médica y el Colegio de Medicina de la Universidad Nacional de Seúl, Corea del Sur, preguntaron a un total de 8.350 adultos coreanos sobre el cómputo total de horas trabajadas semanalmente y cuestiones referentes a su salud y estilo de vida en general (dieta, ejercicio, hábito de fumar, consumo del alcohol, padecimiento de alguna patología o toma de medicación).

Los participantes también se sometieron a exámenes físicos y a distintas mediciones bioquímicas: niveles de presión arterial, colesterol total, glucemia en ayunas, triglicéridos y niveles de lipoproteínas de alta densidad (HDL); medidas que reflejaron el estado de salud actual del trabajador, a partir de las cuales también se pudo prever la estimación del riesgo coronario de los sujetos a diez años vista, calculado según el modelo de riesgo de Framingham.

El análisis constató que el cómputo de horas trabajadas estaba significativamente relacionado con los factores de riesgo cardiovascular, sobre todo con la presión arterial (PA), niveles de colesterol, diabetes y hábitos tabáquicos. Así, se observó que los niveles de PA y colesterol incrementan a medida que ascienden las horas de trabajo y que, por tanto, trabajar demasiadas horas tiene efectos adversos en el sistema cardiovascular.

Más incidencia en mujeres que en hombres

“Esta asociación es aún mayor en mujeres que en hombres, ya que el análisis constató que los varones con sobrecarga de trabajo tenían 7  veces más riesgo de diabetes, mientras que en las mujeres este riesgo se multiplica por diez”, destaca el Dr. Francisco Marín, secretario de la Sección de Cardiopatía Isquémica y Cuidados Agudos Cardiovasculares de la Sociedad Española de Cardiología y miembro del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia. “Esta diferencia de género también se da en el consumo de tabaco. Mientras que el porcentaje de fumadores a tiempo normal es del 6,8%, el de las mujeres que suben sobrecarga de trabajo asciende hasta el 40,2%; igualándose después al de los varones, que no varia según la carga de trabajo“, añade el experto.

En cuanto al cálculo del riesgo coronario predecido, se demostró que aquella persona que trabaja una media de 51 a 60 horas semanales posee un 26% más de riesgo cardiovascular que aquella que cumple con la jornada estándar de 40 horas semanales. Del mismo modo, el riego asciende a un 42% entre aquellos que trabajan de 61 a 70 horas, un 63% para las personas que trabajan de 71 a 80 horas semanales y llega a duplicarse en aquellos casos de adicción extrema al trabajo, que son aquellas personas que dedican más de 80 horas semanales a su jornada laboral.

Incremento del riesgo coronario a 10 años

Por géneros, las mujeres también son las que tienen un riesgo coronario más elevado. Así, mientras que los hombres con sobrecarga de trabajo duplican su riesgo coronario a 10 años, las mujeres pueden llegar hasta quintuplicarlo, debido, principalmente, al aumento de la diabetes y al consumo de tabaco, citados anteriormente.

La tendencia general muestra que el riesgo coronario a 10 años incrementa a medida que también aumenta el número de horas trabajadas, aunque también lo hace entre aquellos sujetos que trabajan menos de 30 horas semanales. “Con ello se demuestra que existe una relación directa entre horas trabajadas y un mayor riesgo cardiovascular y que, cuantas más horas trabaja un empleado más elevado es su riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular”, señala este especialista. Y añade: “Otro dato interesante es que, aunque el riesgo cardiovascular inicial es mayor en los empleados de trabajos manuales que en no manuales, cuando contemplamos la asociación con el horario laboral este hecho se revierte y el riesgo cardiovascular más marcado se aprecia en los trabajos no manuales, ya que al tener que trabajar más horas implica menos actividad física y ello incrementa directamente el riesgo cardiovascular”.

“Este estudio evidencia que la sobrecarga laboral afecta de diversas maneras a la salud, tanto directa como indirectamente, ya que aumenta muy notoriamente la prevalencia de diabetes y de tabaquismo, sobre todo en las mujeres. Además, se constata que las personas que trabajan largas horas ven reducido su tiempo de poder practicar actividades lúdicas, comen peor, practican menos ejercicio, etc. y todo ellos hace que tengan más factores de riesgo”, concluye el Dr. Marín.

 Fuente: Jano