Más evidencia de que la acupuntura puede aliviar el dolor crónico

La acupuntura es la antigua práctica médica china de insertar cuidadosamente agujas para estimular puntos específicos

del cuerpo. Los autores de la revisión reconocieron que aunque tres millones de estadounidenses actualmente se someten a acupuntura cada año, ésta sigue siendo un tema de mucho debate entre los practicantes de medicina occidental, respecto a su verdadero valor terapéutico.

Muchos expertos teorizan que los pacientes que aseguran obtener un alivio notable del dolor tras un procedimiento de acupuntura simplemente extraen beneficios de sus propios deseos profundos (lo que también se conoce como “efecto placebo”) en lugar de alguna mejora fisiológica real.

Los autores del nuevo estudio observaron el impacto potencial de la acupuntura en cuatro tipos distintos de dolor crónico que cada paciente había sufrido durante al menos un mes: dolor de espalda y cuello, osteoartritis, dolor de cabeza crónico (lo que incluyó migrañas) y dolor de hombros.

Todos los estudios incluidos en la revisión fueron ensayos aleatorios controlados, que se consideran el estándar de excelencia de la investigación. Además, todos conllevaron una comparación entre la acupuntura y la “atención usual”, que no tenía nada que ver con la acupuntura, o el uso de “acupuntura falsa”.

La acupuntura falsa conllevaba el

uso de agujas retirables o insertadas superficialmente en algunos casos, o estimulación eléctrica o láser que no funcionaba en otros.

El resultado: cuando se comparó con las intervenciones falsas o la ausencia de acupuntura, la acupuntura pareció ser “superior” en el alivio de los cuatro tipos de dolor en cuestión.

Se observó que la acupuntura proveía unos niveles más o menos equivalentes de mayor analgesia en los cuatro tipos de dolor.

¿Qué tan mayor? Vickers y colegas explicaron que, hablando en términos generales, si un paciente experimentaba una reducción de 30 por ciento en el dolor mientras se sometía a la atención estándar sin intervención de acupuntura, los que se sometían a “acupuntura falsa” parecían experimentar una reducción de alrededor de 43 por ciento, mientras que los pacientes que recibieron acupuntura de verdad experimentaban un descenso de 50 por ciento.

Los autores enfatizaron que aunque la superioridad de la acupuntura verdadera frente a la falsa pareció ser relativamente pequeña, la opción de la vida real a la que se enfrentan los pacientes no es entre la acupuntura y la acupuntura falsa, sino entre hacerse acupuntura o no. Y en ese contexto, sugirieron que sus hallazgos tienen “una gran importancia para la práctica clínica”.

“Básicamente, lo que vemos aquí es que el alivio del dolor con la acupuntura, frente a no hacerse acupuntura, es notable, importante y difícil de ignorar”, señaló Vickers.

Sin embargo, advirtió que aunque el análisis sugiere que la acupuntura es una opción “razonable” para aliviar el dolor, los pacientes interesados deben asegurarse de buscar a un practicante calificado, quizás obteniendo una remisión confiable de su médico general.

Por su parte, el Dr. Ed Ross, director del centro de

gestión del dolor del Hospital Brigham and Women’s de Boston, sugirió que aunque quizás la acupuntura funcione para algunas personas, podría no funcionar para todas.

“Claramente hay una respuesta a la acupuntura en una población selecta de pacientes”, apuntó. “Y en ese subconjunto aparentemente pequeño creo que es un tratamiento viable para el dolor crónico. Pero en general, los estudios que han observado esto no se han considerado particularmente rigurosos en cuanto a la ciencia. Así que ha sido realmente difícil decir quién se beneficiaría en el subconjunto”.

“Así que aconsejaría probarla, y si funciona, es magnífico”, añadió Ross. “Pero también creo que la gestión del dolor debe tener un método interdisciplinario. Así que la acupuntura solo debe considerarse como una parte de todo un plan de tratamiento”.

Dado que los costos de una sesión de acupuntura varían tanto, ninguno de los expertos pudo ofrecer un estimado del costo. Actualmente, la mayoría de seguros no ofrecen cobertura para la acupuntura.
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Andrew Vickers, D.Phil., attending research methodologist and statistician, Memorial Sloan-Kettering Cancer Center, New York City; Ed Ross, M.D., director, pain management center, Brigham and Women’s Hospital, Boston; Sept. 10, 2012, Archives of Internal Medicine, online

HealthDay
(c) Derechos de autor 2012, HealthDay